jueves, 6 de marzo de 2008

dos versiones posibles de un poema de Jules Supervielle


1 -

Qué me importa el circo fragante de las montañas,
la llanura con su sol filoso,
y la cabra hermana de las rocas,
y el roble obstinado que domina al campo.

Ya no sé, naturaleza, escuchar tu plegaria,
ni la angustia del horizonte,
Y aquí estoy entre los juncos y los árboles,
Sin memoria y sin ojos como el agua de los ríos.


2
-

No me importa el perfumado circo de las cimas,
la llanura con su sol afilado,
ni la cabra, hermana de las rocas,
ni el porfiado roble que al campo domina.

Naturaleza, tu ruego ya no es mío,
ni la angustia del horizonte,
y estoy aquí entre los juncos y los montes,
sin memoria y sin ojos como el agua de un río.




* * *

Que m'importe le cirque odorant des montagnes,/La plaine au soleil aiguisé/Et la chèvre, soeur du rocher,/Et le chêne têtu qui dompte la campagne.//Je ne sais plus, nature, entendre ta prière,/Ni l'angoisse de l'horizon,/Et me voici parmi les arbres et les joncs/Sans mémoire et sans yeux comme l'eau des rivières.

4 comentarios:

buma dijo...

estas palabras me dibujan... lo terrible, es vernos en la palabra de los otros y no poder hallar las razones que nos llevan a buscarnos en lo ajeno.

el blog es impecable. un beso

ebrocken dijo...

Otra variante (sobre las tuyas):

Que me importa el perfumado circo de las montañas,
la llanura con su sol afilado,
la cabra, hermana de las rocas,
o el porfiado roble que domina el campo.

Naturaleza, tu ruego ya no es mío,
ni la angustia del horizonte,
y estoy aquí entre juncos y montes,
sin memoria y sin ojos como el agua de un río.

(¡Qué bueno que agarraras Supervielle! ¿Viste la novela que reeditó Interzona?)

S. dijo...

Hola!
Muchas gracias por pasar, y por la versión! No leí la novela que publicó Interzona, pero debe ser interesante. Yo tengo "Le voleur d'enfants" (que me gusto) y "L'enfant de la haute mer", que todavia no leí.
Un gran abrazo,
y Gracias por linkear mi blog

juanaragon dijo...

No me calienta... podría comenzar una traducción lunfarda. ¿Soy muy prosaico? Avisen.